¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

DoggyBags 2: La cruel realidad

DoggyBags 2: La cruel realidad

Segunda entrega de uno de los títulos más refrescantes que podemos encontrarnos en las estanterías. Una recopilación de historias de terror que, al igual que ocurría con la primera entrega, siguen profundizando en la naturaleza humana.

Publica Dibbuks.

Pruebas

Si en el tomo anterior las reflexiones se centraban en el interior de cada uno, en esta ocasión el foco se sitúan en los aspectos que rodean a la sociedad y cómo nos afecta en nuestros actos. Eso sí, si uno tiene algún problema emocional o psicológico, se observa que esas señales se pueden malinterpretar y nos llevan a cometer actos violentos.

Precisamente, la primera historia escrita por Ozanam y dibujada por Kieran nos habla de la tentación sexual. Desde los inicios del género de terror y, en especial, en las décadas de los 60-70, la sexualidad se ha utilizado como crítica a las ideologías de los Estados de USA conocidos como “El cinturón de la Biblia”. Por ello, la primera historia  apuesta por colocar a jovencitas llenas de pasión y cuerpos que invitan al pecado, en una alegoría de las tentaciones a las que son sometidos los jóvenes actuales, solo que a modo de homenaje y no como alegoría real. Hoy en día, la historia no se debe interpretar de esa manera, pero no conviene olvidar la capacidad de sugestión del género en algunas generaciones.

Centrándonos en la segunda historia, hay que indicar que parece que la editorial de Ricardo Esteban ha esperado a que Donald Trump ganara algunas primarias en Estados Unidos. Con la idea del muro para impedir a los inmigrantes Mexicanos entrar en el país de forma ilegal, de los hechos reales de las milicias que vigilan la frontera y leyendas urbanas, Run desarrolla una trama que deja tiempo para  la reflexión sobre el odio al extranjero, la incultura de ciertas zonas rurales donde el patriotismo y la defensa de lo nacional se retuerce para fines no legítimos. Por ello, el uso de un “villano” nacional supone una excelente metáfora de que no debemos asustarnos tanto por lo de fuera y ser conscientes de que en todos lados cuecen habas o, como en este caso, reside el mal.

Por último, la última historia – también con guion de Run – no conviene ser desvelada, ya que supone toda una sorpresa para el lector comprobar hasta donde llega la mente humana cuando uno recibe un golpe duro y, en vez de afrontarlo con valentía y buscar alternativas, decide dañar a terceros. Impresionante que sea un hecho real.

El color para ambientar la viñeta

Respecto al dibujo, debemos señalar que el trabajo de Kieran, Guillaume Singelin y Mathieu destaca por el buen uso del color en cada viñeta. El uso de la iluminación en las carreteras secundarias o en los bosques, el sofocante calor del desierto que nos nubla la cabeza y el infierno hecho realidad en un espacio reducido, consiguen que uno se involucre y sienta las distintas emociones que buscan sus autores.

Una combinación perfecta de historia y proceso artístico, en donde ambos van de la mano y el lector no solo lo disfruta, sino que lo vive.

Conclusión

Una segunda entrega que, como mínimo, mantiene el nivel del primer tomo, pero que gracias a esa mezcla de crítica social y análisis de la naturaleza humana, lo hace mucho más interesante.

Una apuesta ganadora.

Iskander López