¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

El puerto prohibido: Nuestro lugar en el mundo

El puerto prohibido: Nuestro lugar en el mundo

Os presentamos una historia llena de ternura, de misterio y repleta de poesía, en el marco del siglo XIX.

Ganadora del premio Gran Guinigi a la mejor novela gráfica en Luca Comics 2015, uno de los galardones más importantes de Italia.

Publica Dibbuks

¿Misterio?

Lo primero que cabe señalar es que nos encontramos ante una historia de la cual no conviene decir demasiado, ya que a lo largo de sus 314 páginas el argumento se va moviendo entre la aventura, la comedia romántica, el misterio y el drama. El objetivo de los autores era que cada detalle resultara fundamental para que el lector llegara al final del cómic, sin acabar de unir todas las piezas.

El problema de dicho planteamiento es que a partir de la página 139 uno ya descubre el giro que se va a producir en el último acto de la historia, por lo que todo el misterio queda reducido a cómo serán capaces de explicar parte de la trama. Una pena que decidieran revelar el lado oscuro de un personaje, ya que eso resta tensión e interés a una parte del relato. A pesar de los distintos temas que aborda el cómic – todos ellos acertados – el hilo principal es la duda que recae en el lector desde la primera página y eso se rompe en los momentos antes comentados. Grandes historias han aguantado la clave hasta el final y por ello son recordadas, pero aquí se produce un acto de impaciencia o bien un gesto al lector, que hace que los autores muestren sus cartas y nuestros sentidos se desvíen a otros hilos argumentales, perdiendo de vista el principal.

Olvidándonos de dichas viñetas, debemos señalar que los personajes se encuentran perfectamente retratados y a uno le resulta imposible no sentir pena o cariño por ellos. Gracias a un guion que, imitando a la ópera, traza los sentimientos de sus protagonistas a través de una prosa y una poesía que logra que cada uno tenga su momento íntimo con el lector, sin que por ello el ritmo decaiga. Ahora bien, dicho elemento también tiene un factor negativo y es que, durante los primeros actos se realiza un excesivo hincapié en la relación del joven protagonista con las hermanas. Varias viñetas repiten líneas de diálogo y reinciden en lo que siente y en cómo ve a las doncellas. Algo que queda claro desde el primer momento y que en ocasiones se tiende a reutilizar, a modo de escenas de transición hasta el próximo capítulo.

Por último, el tema central. Si bien hay momentos para emocionarse, para mí, el verdadero tema es que todos nosotros estamos aquí por alguna razón. Es cierto que, en épocas como la actual, uno puede encontrarse perdido y tener la sensación de encontrarse a la deriva, sin llegar al puerto adecuado (excelente metáfora al respecto en la obra). Es ese punto y gracias al personaje de Rebecca, el guion logra transmitirnos la tranquilidad de que, tarde o temprano, seremos conscientes de nuestra misión y de forma inconsciente, cada gesto que dirijamos en esa dirección afectará a otras personas, ayudándoles en su día a día.

Un mensaje de optimismo, incluso ante la pérdida, ya que nos alienta a enfrentarnos a la vida con valentía y al intentar realizar actos para que nuestro tiempo aquí sirva para ayudar a los demás.  

Lápiz

El trabajo al dibujo de Stefano Turconi es, sin duda, de los que hacen que sigas de cerca al artista. Se nota sus años en Disney, ya que la fluidez de sus dibujos, la manera de realizar las transiciones y, en especial, el excelente uso de la expresión corporal dota a cada personaje de vida propia y conectan con los lectores sin necesidad de articular palabra. Las miradas, la posición de los hombros, las sonrisas, todo hace que cada página transmita una sensación de realidad que pocas veces se ve en los cómics.

La falta de color, ayuda a la nostalgia que promueve y las escenas marítimas rompen la cuarta pared.

Conclusión

Una excelente ópera prima que, a pesar de desvelar el misterio demasiado pronto y de algunos pasajes reiterativos, conecta con el lector y le hace plantearse cuestiones fundamentales.

Un equipo creativo al que no debemos perder de vista. 

Iskander López