¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Sinfonía Carcelaria: La cultura como herramienta educadora

Sinfonía Carcelaria: La cultura como herramienta educadora

Dibbusks nos acercó hace un tiempo una obra social, personal y que a pesar de ambientarse en el país vecino – Francia – bien puede provocar una reflexión en nuestra tierra. Un cómic que nos habla de la vida en prisión y de los elementos que pueden ayudar a la “reinserción”.

Escribe Romain Dutter, basado en su propia experiencia, acompañado del artista Bouqé.

Mensaje

El cómic comienza con un texto de Philippe Claudel, un expresidiario que contó su experiencia en “Cárceles: ¿de quién es la culpa?”, que intenta que el lector entre en este mundo con las defensas bajas. Una introducción que habla de conectar con los presos, de que en el fondo son iguales que nosotros, al “hacer tonterías como el resto, aunque no iguales”. Luego, una vez que entras en las páginas, descubres los actos cometidos por muchos de ellos….y no entiendes muy bien la decisión de poner esa introducción. La historia va otro camino, mucho más educativo que filosófico.

Centrándonos en materia, el guion de Dutter sabe combinar su experiencia en cárceles de distintos países con una reflexión sobre el estado de los presos en su país, y como ha ido evolucionando las políticas carcelarias a lo largo de los años. Si bien hay momentos en que abandona la narrativa principal para introducir hechos históricos y datos estadísticos, que ralentizan un poco la lectura, en especial por elegir algunos formatos de texto, la forma en que cuenta su experiencia y cómo define a los personajes hacen que uno sienta interés por las distintas actividades y por los conciertos que se organizan. La fuerza de la cultura, de mantener activa la cabeza y fomentar aspectos de la vida que muchos presos ni siquiera han rozado en su infancia y juventud, ayudan a que vean otra realidad, otros estímulos y se interesen por aprender, colaborar e incluso dedicarse a la reinserción de jóvenes presos.

Con ello, podemos hablar de un cómic que habla de una realidad poco conocida desde todos los puntos de vista (educadores, funcionarios, presos y civiles), introduciendo una importante perspectiva histórica y de la importancia de las prisiones en la cultura popular (esa moda de grabar discos dentro de ellas).

Debut

El artista Bouqé debuta con esta obra y lo hace con estilo muy limpio, de trazo claro, combinando una estructura clásica, con ideas puramente visuales, toque documental y, por si fuera poco, textos y recortes que potencian la documentación del mismo.

Un debut complejo, siempre acompañado con el color naranja típico de los presos más peligrosos de EEUU y que ha quedado en la mente de todos como un color relacionado con las prisiones, en donde ha probado distintos estilos y que resulta clave ante los datos que nos lanza su guionista.

Conclusión

Peca de un exceso de moralidad, pero una vez que nos centramos en la experiencia de su autor todo cambia. Uno descubre una realidad de la que no se suele hablar y la importancia de la cultura en nuestras vidas, en especial desde nuestra más tierna infancia, y su fuerza para ayudar a desarrollarnos como seres humanos.

Interesante. En especial, para gente del sector.

Iskander López