¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Spider-Man: Lejos de casa: Viaje a la madurez

Spider-Man: Lejos de casa: Viaje a la madurez

Después del terremoto que ha sido "Vengadores: Endgame" (tenéis nuestra crítica pinchando aquí), no solo a nivel cinematográfico sino también a nivel cultural, nos llega la primera película de la nueva etapa. En ese sentido es importante señalar que, a pesar de lo que se pueda creer y teniendo en cuenta la famosa parte de "Te quiero 3.000" la película no supone el cierre de la saga infinito... Ya que, salvo por el recuerdo a Iron Man, ya avanza hacia nuevos horizontes y propone nuevos conflictos.

Repite Jon Watts detrás de las cámaras y se incorpora el gran Jake Gyllenhaal al reparto.

Dinamismo

Después de la decepción que supuso, para un servidor, la vuelta del arácnido a Marvel (La crítica de "Homecoming" la tenéis pinchando aquí) tengo que reconocer que esta segunda entrega la he disfrutado mucho más. Es cierto que en el guion de Erik Sommers ("Jumanji: Bienvenidos a la jungla", "Ant-Man y la Avispa") seguimos viendo algunas incoherencias teniendo en cuenta los acontecimientos vividos (a la primera de cambio se acepta a un extraño y revelan identidades secretas o se le da acceso a información y armamento letal), pero la película gana en ritmo, en humor (bastante mejor que lo visto hasta ahora en Marvel) y las secuencias están bastante más elaboradas, por no hablar de lo bien que adaptan la historia de Mysterio (un personaje y su conexión con el universo del MCU.

Con ello, y gracias a los distintos escenarios por los que viajan los protagonistas, el director de "Cop Car" logra inyectarle más energía que en su primer contacto con las grandes superproducciones. Las escenas de acción logran capturar el espíritu de Spiderman (movimientos más amplios, reacción y uso del entorno que le rodea, guiños a movimientos de otros héroes..) y el tiempo que le dedica a la relación entre los personajes aporta más humanidad y nos recuerda que estamos ante el Spiderman más juvenil, con sus problemas de adolescente. Salvo por algún exceso de protagonismo de su mejor amigo y su novia, la química que se aprecia entre todo los compañeros hace que uno quiera formar parte de la cuadrilla.

Mezclando lo comentado anteriormente, estamos ante una secuela mucho más ágil a la que solo le faltaría librarse de la carga de Iron Man (a veces da la sensación de que si no le meten, sus responsables creen que la película será menos atractiva o que el personaje no es lo suficientemente relevante para volar solo) y pulir un poco más algunos giros (Los personajes sorpresas de la segunda escena post-créditos) para conseguir un resultando mucho más redondo.

En donde la película sigue creciendo es en su acertado reparto.

Más Spiderman

Tom Holland sigue haciéndose con el personaje y aquí da otro paso más en el buen camino. Funciona en comedia, en drama, en acción y en la combinación de esta última con ese descaro juvenil. Ya que Marvel intenta unirle tanto a Iron Man esperemos que, a diferencia de Tony Stark, Peter Parker sí que evolucione con cada película y no se convierta en un personaje plano. Por ahora, toda va enfocado en la buena dirección y más aún con el gran giro final (esperado por otra parte, viendo ciertos comportamientos en las anteriores películas). 

Por otro lado, Jake Gyllenhaal disfruta con cada plano en el que aparece y, como señalaba anteriormente, le da cierta seriedad a un personaje que en los cómics tampoco llegaba al nivel de villanos más ilustres. Creíble cuando juega con la historia de Mysterio, carismático (la escena del bar) y logra dar una imagen amenazante a un vestuario poco atractivo.

Por lo demás, los secundarios siguen en su línea pero yo no quiero dejar de destacar a Zendaya. Una de las mejores sorpresas del panorama cinematográfico actual que aquí sigue robando (en el buen sentido del término) cada secuencia, gracias a su naturalidad, presencia y talento.

Y el actor sorpresa del film.... De las mayores alegrías que nos ha dado este universo en años.

Conclusión

Una mejora considerable respecto de la primera entrega y a la que solo le falta mejorar un poco más algunos aspectos, de cara a ofrecernos la gran aventura arácnida de la era Marvel.

Este Peter Parker merece que le dejen trepar en solitario.

Iskander López