¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Capitana Marvel: Just Do It

Capitana Marvel: Just Do It

Puede que algunos os sorprenda que utilice el famoso eslogan de la marca deportiva Nike, pero hay un momento de la película en donde me vino a la cabeza el último anuncio de la compañía centrado en las mujeres deportistas que han roto barreras.

La nueva película de Marvel, que conecta directamente con la última entrega de "Los Vengadores" (tenéis nuestra crítica de "Infinity War" pinchando aquí), mantiene la línea habitual de la división cinematográfica de la editorial.

Sin villano

El guion escrito a seis manos, los dos directores y Geneva Robertson-Dworet (la versión moderna de Tomb Raider), sigue las bases de cualquier película de origen y precisamente ese es uno de sus mayores problemas. No se aprecia la personalidad de los responsables de "Half Nelson", ni siquiera en las escenas más íntimas y a pesar de intentar dar más peso a los secundarios, al final, la productora manda y no hay tiempo para la creatividad personal (la obligación de los chistes. Un claro ejemplo es ver a un personaje como Furia convertirse en un loco de los gatos o al líder Skrulls actuando como en una Sitcom de los 90...), y las escenas de acción son muy rudimentarias, sin buenas coreografías áreas (mucho plano corto y con combates demasiado dependientes del montaje.

Aún con lo anterior, para todos aquellos que se acerquen al personaje por primera vez la película logra tener ritmo, no se hace larga (algo menos de 123 minutos, descontando los créditos) y la guerra interminable entre los Kree y los Skrulls se cuenta de forma clara y sencilla (para los fans de los cómics seguro que se reduce a la mínima expresión y chocarán algunas decisiones creativas), sin posibilidad de que un espectador medio se pierda entre los Flashback y los "giros" de la trama. Al final, además de los fans, Marvel necesita que todo el mundo tenga acceso al personaje y en esta ocasión han apostado por una historia muy lineal, en donde se remarca mucho el poder femenino y no se obsesiona tanto por mostrar fielmente todo el universo de la Capitana Marvel. No olvidemos, que al menos para un servidor, nunca ha sido uno de los personajes punteros ni estrella por la mayoría de los lectores y la propia editorial la utilizaba de conejillo de indias en distintas tramas que nunca han acabado de cuajar, hasta que vivió un subidón con la reciente historia de Kamala Khan.

Por otro lado, y una vez más, estamos ante otra oportunidad perdida para que Marvel aproveche los villanos de su fondo editorial. Salvo excepciones, la mayoría no cuentan con un enemigo que de verdad intimide, que tenga carisma e incluso que provoque dudas en el espectador. Es esta ocasión, asistimos a un nuevo caso en donde la amenaza no parece tanto y que carece de un enfrentamiento a la altura de los poderes del personaje, a la espera de su cara a cara con Thanos. Es una película más centrada en el descubrimiento interior que en mostrar a una gran protectora.

Cuando un gato tiene más carisma y relevancia que los enemigos de la protagonista siempre es mala señal.

Larson a la grandes ligas

Después de deslumbrar con su interpretación en la irregular "La Habitación", Brie Larson se pone en boca de todos gracias a su interpretación del personaje de la Casa de las Ideas. Si bien es cierto que, más allá de sus recuerdos, no tiene muchos momentos para lucir sus dotes dramáticas debido a un guion que prefiere nadar en la superficie y sus momentos más emotivos se basa en el montaje y la música (momento Nike). Nunca por lo que habla. Aún así y a pesar de un efectos que en ocasiones no transmiten autenticidad, logra transmitir carisma, se siente muy cómoda en los momentos más cómicos y cuando aparece con el mítico traje resulta creíble.

Otra cosa es lo que el guion ha logrado con Nick Furia. Sabemos que Samuel L. Jackson tiene problemas para decir "NO" a una propuesta, pero aquí debió decir que su personaje tiene cierta personalidad y que no se le puede reducir al chiste. Toda la presencia conseguida en otras películas se diluye a cada minuto que le vemos en pantalla. Y lo del ojo.......

Por su parte, el resto del reparto no desentona. Jude Law está poco aprovechado y su personaje es el típico visto una y otra vez. Ben Mendelsohn (Ready Player One) sabe dónde se ha metido y disfruta con la propuesta. Por último, el combo familiar formado por Lashana Lynch y Akira Akbar (familia Rambeau) logran esa conexión terrenal con la protagonista.

Conclusión

Otra película de Marvel, y van..., que solo se justifica como paso intermedio al gran espectáculo y en donde la personalidad y la creatividad se encuentran desaparecidas.

De todas maneras, poco importa. La marca vende y, esto no se puede negar, la película funciona como entretenimiento para una tarde de fin de semana. Se ve, la gente no lectora de cómics no tendrá problemas en seguirla, entretiene y se olvida con la misma facilidad.

Ahora, ya podemos contar los días hasta la película que todos queremos ver.

Thanos... ¿Are you ready?

Iskander López