¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Panteras Negras: Sobreviviendo al odio

Panteras Negras: Sobreviviendo al odio

Desfiladeros Ediciones, junto con Amnistía Internacional, nos trae la obra del guionista Bruno Cénou y del dibujante David Cénou que trata sobre el calvario que sufrieron tres miembros de los Panteras Negras que estuvieron, injustamente, 44 años en régimen de aislamiento en una de las cárceles más racistas y duras de Estados Unidos.

Tenéis el cómic pinchando aquí.

Resistencia

Sorprende que esta historia no tenga ya en preproducción una adaptación cinematográfica en Hollywood, ya que tiene todos los componentes para dar un golpe a la sociedad en estos tiempos con Trump y sus consejeros abiertamente racistas. Además, el formato resultaría más acertado que el cómic ya que sus autores han apostado por un estilo que podemos asimilar al documental, provocando que en ningún momento lleguemos a conectar realmente con los tres protagonistas ni sentir su viaje entre rejas.

Precisamente, la narración elegida me recordó al cómic sobre el accidente del metro de Valencia, "El día 3" (cuya crítica podéis leer aquí), al alejarse del punto de vista en primera persona y alejarnos constantemente de la situación que vivieron, para contarnos su historia a través de distintos personajes, generalmente con una viñeta y mucho guion a modo de lo que yo denomino "informe final". Una técnica que viene muy bien para dotar la veracidad de los acontecimiento, incluso dando voz a los villanos de la historia, pero que tiene la contrapartida de alejarnos del punto de vista de los protagonistas. Leemos datos, declaraciones, entrevistas y alguna secuencia en las celdas de aislamiento, pero no llegamos a sentir las horas que pasaron allí, ni sus autores intentan adentrarse - aunque sea mínimamente - a lo que sufre una persona en esas condiciones. No es lo mismo verlo en el protagonistas con el plano dentro de la celda que salga un médico o un psicólogo explicando el problema.

Todo lo anterior son sensaciones desde el punto de vista narrativo (el modo documental es complicado de plasmar en el cómic), pero a nivel puramente argumental no cabe sino el asombro y la preocupación de que aún existan ciertas personas con cargos importantes o Estados (si hablamos dentro del sistema Norteamericano, el equivalente a nuestras Comunidades Autónomas) dentro de una potencia como USA que aún utilicen prácticas propias de siglos pasados. Y no tanto por el tema del aislamiento, que ahí cada uno tendrá su opinión dependiendo de la peligrosidad de cada sujeto, sino por un descarado sistema racista que potencia las penas y los castigos hacia la población afroamericana. Sin contar con un sistema judicial con excesivos recursos estatales, lo que hace que dependiendo de la ideología mayoritaria los cargos públicos suelan ir hacia un lado, de cara a las elecciones.

En ese sentido, Bruno Cénou logra plasmar los distintos problemas judiciales y, en especial, la corrupción de algunas cárceles de los estados del Sur de Estados Unidos que aún siguen utilizando técnicas de los tiempos de la esclavitud o de la primera mitad del siglo XX. Por eso es importante resaltar que son situaciones que se viven en ciertas zonas y no utilizarlo para atacar a todo un país como hacen algunos medios o personas en las redes sociales. La complejidad jurídica del país hace que un Gobierno al uso, no pueda actuar directamente contra uno de sus Estados con situaciones jurídicas inadmisibles.

Por otro lado, el cómic no se olvida de la lucha de clases, de la importancia de coordinarse, de las asociaciones que siguen caso por caso para conseguir justicia, de los abogados que se involucran sin recibir beneficios económicos y, por supuesto, la lucha de los familiares que están ahí desde el minuto uno (antes de que mediático) y estarán al final, ayudando a sus seres queridos a superar las secuelas emociones y físicas. Lo mejor y lo peor de la sociedad en un mismo espacio.

Trabajo periodístico

El trabajo de David Cénou se asemeja mucho a las imágenes que podemos encontrar en documentales televisivos o reportajes periodísticos. Como no hay una narración clásica, al ir saltando de situaciones vividas por los protagonistas, a declaraciones y a bocadillos lleno de datos, que a veces no tienen una continuidad narrativa, el artista se centra en plasmar la idea que se cuenta en cada parte del cómic y mostrar a los distintos protagonistas.

Por otro lado, su recreación del ambiente en prisión y de los personajes ayuda a situarse en los distintos escenarios.

Conclusión

Una historia propia de otras épocas pero que nos advierte que aún queda mucho por recorrer en cuando a la igual racial en todos los ámbitos de la sociedad.

Lo anterior no se soluciona solo con destituciones sino que requiere un profundo análisis y una reforma a fondo de los sistemas políticos, judiciales y sociales.

A nivel puramente de cómic, un enfoque más personal resultaría más interesante para conocer aún más a los protagonistas y lo que sufrieron.

Iskander López