¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

Jupiters Legacy: Tomo 2: Hostias Time

Jupiters Legacy: Tomo 2: Hostias Time

Hoy hablamos de un título muy demandado por vosotros y puede ser el único que une a los admiradores de Millar con el resto de lectores. Como sabéis, soy muy crítico con las últimas obras del autor de esa maravilla llamada "Superman: Hijo Rojo", ya que sus últimas publicaciones relacionadas con su sello personal han sido un claro ejemplo de la obsesión del guionista por las licencias cinematográficas (Véase "MPH" como ejemplo, cuya crítica tenéis pinchando aquí). Por suerte, cuando se publicó el primer tomo de la presente obra, junto al maestro Frank Quitely, muchos sentimos que volvíamos a encontrarnos a un Millar inspirado. La cuestión es... ¿Se mantiene en esta segunda entrega?

La respuesta a continuación.

Directa

La segunda parte de "Jupiter´s Legacy", que podéis encontrar en nuestra web pinchando aquí, empieza con los temas del primer tomo. Ésto es, la lucha por cambiar el sistema, el choque generacional y la búsqueda de tu lugar en el mundo. Aunque, en esa ocasión, dichos asuntos solo centran los primeros números, ya que una vez recuperada la memoria del lector y situados a los dos bandos la historia va directa a la acción.

Precisamente, esta nueva entrega vuelve a llevarnos al enfrentamiento puro y duro de distintos superhéroes en donde el guion se retira a un lado para dar pie a todo un espectáculo visual. Poderes de todo tipo, réplicas a cada una más chula (en el sentido de prepotencia no de memorables), estrategias que van cambiando y muertes sin tiempo para frases sensibleras o de película (uno de los puntos a favor de Millar). En ese sentido, la trama avanza con mucho ritmo, con una lectura en un constante in-crecendo de los acontecimientos con ligeras pausas para ver la situación emocional o ideológica de algunos de los personajes.

Respecto a la parte más "política" del guion podemos decir que no es todo lo variada que uno puede esperar, teniendo en cuenta las inquietudes mostradas en la primera parte. Algunos personajes quedan reducido a un mensaje demasiado simple, que si bien en otro tipo de historia puede servir, pero no es a lo que apuntaba el conflicto principal. Por no hablar de algunos giros ya conocidos, el villano que decide pasar de sus superiores e iniciar con su sello personal una nueva era, lo que hace que todo se vuelva previsible. Entretenido pero visto muchas veces, al menos en lo publicado en este segundo tomo. Muchos golpes, pero se abandona todos los planteamientos previos en favor de la acción.

Quitely... ¿Qué más?

En donde se sigue manteniendo el nivel es el apartado gráfico. El maestro sigue dando lecciones de narrativa, desde el plano más íntimo hasta la escena más compleja con múltiples personajes y acciones.

Aunque algunos diseños del rostro pueden chocar a los lectores más jóvenes, el estilo de Frank Quitely es para que se centren en lo importante. La claridad en la composición de las páginas, la expresión corporal en cada uno de los planos y el diseño de los fondos hacen que sus trazos deban ser observados con atención y sin prisa por pasar la página.

Conclusión

Un tomo entretenido, debido a la acción que presenta, pero que se olvida de dar a las acciones y a ciertas decisiones algo más de solidez y no caer en tantos lugares comunes.

Una mejora respecto a las últimas obras del autor pero que sigue sin llegar a niveles del pasado.

Iskander López