¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Un tipo duro: El ambiente nos define

Un tipo duro: El ambiente nos define

Uno de nuestros guionistas de cabecera vuelve a nuestras estanterías para ofrecernos otra historia de su Canadá natal. Hablamos, seguro que ya lo habéis averiguado, del gran Jeff Lemire.

Una historia sobre la naturaleza humana, las influencias familiares, la importancia de aislarse del ruido y, como no puede ser de otra manera, de Hockey como metáfora de la vida.

Raza

Estamos ante uno de esos cómics en donde la influencia de los padres sí que resulta importante para entender a los protagonistas. Normalmente, de cara a justificar a un villano, nos presentan un número en donde los autores justifican su maldad o su ira. Toda una moda, en especial en supervillanos, que no hace sino eliminar toda la esencia y el mensaje de dichos personajes, convirtiéndoles en víctimas de la sociedad que les rodea. Por suerte, tenemos a un guionista como Lemire que se preocupa de rodear a Derek de un pasado deportivo, en un deporte de puro contacto, con una situación de familia humilde y un padre cuya idea del mundo es golpear primero, pensar después.

Con esos ingredientes, unido a un pueblo frío con habitantes rudos y con un nivel adquisitivo bajo, asistimos a un proceso de recuperación que va desde lo físico (la hermana) hasta lo emocional (el propio protagonista). Personajes que actúan según su naturaleza, olvidaros de escenas sensibleras donde se abre el corazón alrededor del fuego, llenos de verdad y rodeados de unos flashback que están ahí para ayudarnos a comprender todos los sentimientos que fluyen por el interior de los personajes. Lemire sabe transmitir las emociones y es capaz de hablarnos de nuestra lucha interior, posiblemente la mayor batalla de nuestras vidas, recordando que hasta que no dejemos nuestro pasado atrás no podemos avanzar.

Por otro lado, si bien el conflicto con el novio de la hermana no acaba de funcionar del todo, sirve como mera excusa argumental al ayudar a entender los dos mundos de los hermanos y nos permite concentrar los puntos negros de cada uno de ellos en una sola persona. Su resolución puede chocar al lector en un primer momento pero, en mi opinión, funciona como metáfora de los mismos sin que se deba ver como un personaje más.

Narrativa

Más allá de sus dotes como guionista, el autor de la trilogía "Essex County" es un excelente narrador. Su forma de pasar del presente al pasado, jugando con los colores y las expresiones corporales de los personajes, permite que la lectura sea fluida, sin distracciones y siempre introducidos en los momentos clave para conocer un poco más el trasfondo de los protagonistas.

Además, vuelve a demostrar que es uno de los mejores dibujantes a la hora de capturar la dureza de las poblaciones pequeñas y capturar el carácter de sus habitantes.

Conclusión

Nueva lección del maestro Lemire en una obra que si bien no estará entre una de sus grandes, sí que sirva para mostrar cómo se debe narrar, cómo usar el pasado de los personajes y la importancia de transmitir la tensión al lector solo con los escenarios de la historia.

Lemire. Sinónimo de calidad.

Iskander López