¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Plutona: El fin de la inocencia

Plutona: El fin de la inocencia

Nueva obra de uno de nuestros autores favoritos, Jeff Lemire (Descender, cuya reseña tenéis aquí) en una nueva obra que entra dentro de sus proyectos de corte más independiente, junto con la dibujante Emi Lenox y la colorista Jordie Bellaire.

Publica Astiberri y tenéis el cómic pinchando aquí.

Huída

Que no os engañe el título, ya que los primeros cinco números (publicados originalmente por Image) no giran sobre la superhéroe del título. No. Lemire siempre esconde muchos temas sociales en sus cómics más personales y aquí no es diferente. Centrado en el día a día de cinco pre-adolescentes, el autor nos presenta temas como la soledad, la necesidad de evadirse de una realidad que no te aporta nada, de la relación padre-hijos e incluso del apego a una persona (ya sea amistad o un sentimiento mayor) y cómo se puede volver venenosa para la parte más "débil".

Cada uno de los protagonistas guarda un drama personal y Lemire sabe mostrarlos sin caer en un sentimentalismo fácil o en escenas típicas, de manera que uno, como lector, se preocupa por cada uno de ellos y conecta con sus problemas. Además, no les describe solo a través de esos conflictos sino que les otorga otros rasgos que les complementan, ofreciendo unos personajes complejos que piden ayuda en muchos momentos, pero no de palabra sino a través de sus actos. Una muestra de que para muchos jóvenes, los sueños, las realidades alternativas o el buscar enfrentamientos, suponen un refugio frente a su realidad.

En ese aspecto, cabe destacar el personaje de Teddy. Verdadero protagonista del presente tomo y que nos hace ver, a través de su afición a seguir a los superhéroes, un alma que necesita abrirse al mundo real más allá de sus amistades en la red y que sin ese contacto con el día a día de la gente que le rodea, su afición puede convertirse en su único objetivo o referencia para su madurez. ¿Hasta qué punto la necesidad de evadirnos nos lleva a desear ser otro?

Por último, la historia de la superheroína recuerda a los grandes clásicos pero sin olvidar la parte social y familiar de los superhéroes y que hace desear conocer más de su historia y de su familia... pero eso ocurrirá en los siguientes tomos.

Narrativamente irregular

Siempre digo, a lo mejor por mi vida en el teatro, que todo dibujante debe controlar la expresión corporal de forma que los gestos y las expresiones se correspondan con los diálogos. Aquí tenemos dos casos, con los lápices de Emi Lenox, donde esa conexión no se produce. Uno al principio (la discusión de Mie con su madre) y otra en un enfrentamiento entre Teddy y Ray. La primera, porque cuando señala a su hermano enfurecida, lo que sale de su viñeta nada tiene que ver con él. Es en relación a otra de las protagonistas. Entonces, ¿A qué viene esa rabia directa contra su hermano señalándole con el dedo?. La segunda, una lucha en donde los cuerpos no son acordes con el resultado final. Falta una viñeta más para comprender dicho resultado. De la forma en que está planteada, no cuadra y rompe un poco la tensión generada hasta ese momento.

En cambio, sus contrastes entre el "mundo" de los superhéroes, con ese guiño a los cómics clásicos, y el mundo real funcionan a la perfección. Tanto los escenarios como los personajes se fusionan a la perfección y logran crear esa sensación de pueblo tranquilo en donde cada habitante guarda una vida no tan idílica.

Destacar también el excelente colo de Bellair (Bella Muerte,) que logra capturar la atmósfera requerida y le da ese plus al trabajo de su compañera.

Conclusión

Un comienzo atractivo que presenta ideas muy interesantes alrededor de estos jóvenes, al describuirlos con conflictos adultos y que pueden conectar con lectores de todas las edades.

Una pena que el dibujo no acompañe en momentos puntuales pero, en general, el trabajo artístico está a la altura del guion gracias al buen acoplamiento entre lápiz y color.

Una serie a seguir.

Iskander López