¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Spirou y Fantasio: Franquin: 1946 a 1950: Historia del medio

Spirou y Fantasio: Franquin: 1946 a 1950: Historia del medio

La editorial Dibbuks sigue recopilando las etapas del mítico botones y esta vez estamos ante una de las joyas de la colección. El comienzo de una leyenda y uno de los muchos ejemplos de todo el arte que se esconde detrás de cada viñeta.

André Franquin entra en escena para hacer de Spirou el personaje que todos conocemos.

Tenéis el integral de Dibbuks, sobre el Spirou de Franquin, pinchando aquí.

Artista

Como bien se indica en la introducción, el creador del personaje fue Robert Velter pero no fue hasta que llegó Franquin cuando todo empezó a cobrar fuerza. Lo que demuestra que si bien en los primeros números, el joven dibujante tuvo que adaptarse al dibujo del creador, a medida que se asentaba uno va viendo los pequeños cambios que va introduciendo al personaje. Por ello, este cómic es un ejemplo para todos aquellos que se quieran dedicar a cualquier campo cultural. En los comienzos es normal que intentes imitar o sigas las costumbres de tus ídolos pero si, llegado el momento, sientes que tienes que cambiar cosas o aportar algún detalle que consideras que debe funcionar, adelante.

Lo comentado anteriormente se aprecia perfectamente en las distintas aventuras que acompañan este tomo. Ver la evolución del lápiz del maestro hace que nos sintamos en una especie de “El Show de Spirou” en donde le vemos crecer, ver su rostro más formado y una cara que abandona la imagen más infantil para acercarse a la juventud. Las primeras líneas claras y con trazos básicos (pequeños elementos en el pelo o en el rostro, pero con formas no muy dispares) dan paso a un mayor detalle en cada personaje (atentos a los secundarios) y ver un mimo mayor a la hora de definir a los protagonistas (la secuencia de boxeo), permitiendo que las historias ganen en escenarios y permitan explorar más situaciones que centrar las tramas en lugares más comunes (los primeros números).

Todo lo anterior permite que los guiones se vayan “complicando” y que se explore una realidad más cercana a los lectores juveniles. Hemos comentado la escena del boxeo y ahí se ve otras de las lecciones que pueden aprender los jóvenes artistas de Franquin. Los editores no querían que ese grupo social apareciera en los cómics (los jóvenes con gorra, muy al estilo USA) y el artista presentó su dimisión. Lo que se siente al leer toda esa etapa es la fuerza y la sinceridad con lo que cuenta cada historia, intentando sacar Spirou de una irrealidad y permitirle conectar con su realidad. La realidad de su país.

Extras

Como siempre, Dibbuks nos presentas la colección Spirou con unos extras que cada vez son mejores, con mayor detalle y elementos llamativos para los coleccionistas y aficionados.

Esto demuestra que no estamos ante unos recopilatorios al uso, sino que estamos asistiendo a toda una enciclopedia de la historia del medio.

Conclusión

Una etapa que marcó un antes y un después en la historia del cómic y que merecer recibir la atención de todos los aficionados. No tanto por la pasión por el personaje sino porque el medio tiene, en esta etapa, uno de sus grandes momentos.

Lo dicho. Historia del cómic.

Iskander López