¡Lo más vendido!

Recent Articles

Blog Search

RECOMENDADOS

Crítica de IT: Luchando hacia la madurez

Crítica de IT: Luchando hacia la madurez

Uno de los libros de terror más admirados, una miniserie que causó impacto en su época y un trailer que rompió todos los récords, son los elementos que rodean al universo “It”, la mítica obra de Stephen King.

Ahora, llega la nueva versión la cual no se puede comparar con la versión televisiva en ninguno de sus puntos. Esta adaptación funciona por si sola y hay que analizarla como tal.

Paso al frente

Después de algunos problemas durante la preproducción, en especial por el tema del presupuesto, Cary Fukunaga (True Detective) dejó la silla del director y se la cedió a Andy Muschietti que venía de romper la taquilla con “Mamá”. Éste ha conseguido que el resultado final no pierda calidad y ofrece una película que sabe asustar pero que también, y este detalle es lo importante, logra emocionar.

El guion escrito a seis manos por Fukunaga, Chase Palmer (su primera gran producción) y Gary Dauberman (Annabelle) apuesta por centrarse solo en la trama del pasado, consiguiendo que los espectadores se interesen por los pequeños, sin que sus versiones adultas provoquen un desequilibrio en la historia. Gracias a esa decisión, conocemos mejor a los chavales y uno vive toda una serie de emociones a su alrededor. El miedo a los fantasmas de nuestros padres, el dolor de sentirse solo, de ser el nuevo, de sufrir burla o sufrir el terror en casa. Todo ello se encuentra perfectamente reflejado y si bien algunos tienen menos presencia - eso no provoca frialdad hacia ellos sino interés porque en el segundo capítulo nos cuenten algo más - consiguen reflejar miedos tan reales que uno no puede quitárselos de la cabeza al terminar la película.

Junto con lo anterior, tenemos dos clases de miedos. Uno, el puro terror gracias a Pennywise (bien calculado y sin ser repetitivo) y el otro que va unido al paso a la madurez. Superar nuestras fobias, aceptar tragedias pasadas para poder hacer nuestras vidas, enfrentarnos a los que nos oprimen, luchar contra los dictámenes sociales, contra los abusos… Cada uno de los perdedores representa esos temores y de paso, alimentan al mal. Solo cuando uno es capaz de superarlos al enfrentarse a ellos, esa oscuridad se aparta y somos capaces de controlar nuestras vidas. De eso trata la película y, sin duda logra su objetivo, gracias a que el guion se preocupa por sus personajes.

Por su parte, Muschietti es consciente de que los sustos no sirven para remover al espectador y apuesta por centrarse en los temores reales antes comentados. La escena de la farmacia es el mejor ejemplo de ello. En ella se resume todas las cualidades de la película. Humor, travesura, interés por los personajes y un buen reflejo de uno de los mayores males de la sociedad. Por supuesto que hay sustos, pero su director no abusa de ellos y deja que sean los adultos por un lado y Pennywise por otro, quienes nos provoquen esa angustia. “IT” no va de saltos en la butaca sino de remover nuestro interior. De ahí que su gran baza sea la dirección de sus jóvenes actores.

Talento de futuro

Sin duda, la película tiene su fuerte en el excelente reparto que ha reunido desde los niños hasta los adultos. Todos conectan con el espectador de una forma u otra para hacer que todo nos parezca real y palpable.

Empezando por Bill Skarsgard hay que decir que logra transmitir a “Eso” en cada parte de su cuerpo. Más allá del excelente maquillaje, su trabajo vocal (con ese martilleo en la última letra en algunas frases o los agudos) logra esa combinación de simpático/tenebroso, sus movimientos corporales recuerdan a la técnica Clown mientras su agresividad logra traspasar la pantalla. Un trabajo que se merece todos los reconocimientos.

Respecto a los perdedores, sería injusto destacar a uno por encima del resto. Todos demuestran naturalidad, auténtico miedo y una química de las que pocas veces se ven en pantalla. Saben darle profundidad a sus personajes y uno siente su angustia, sus problemas e incluso se puede identificar con algunos de ellos. Ojalá les vaya bien en la industria porque tienen ese talento natural difícil de encontrar.

El resto del reparto, más de lo mismo. Desde los matones, buen acierto los minutos para el personaje de Patrick Hockstetter, hasta los adultos, todos ayudan a que Derry sea realmente un sitio aterrador sin necesidad de ningún payaso.

Mención aparte para la fotografía de Chung-hoon Chung y la música de Benjamin Wallfisch (magnífico uso de nanas con voces de niños).

Conclusión

Una de las grandes películas de terror de los últimos años que demuestra que no hace faltar buscar el susto para aterrorizar sino que es suficiente con retratar los temores de la sociedad.

Una dirección que se preocupa por los personajes y un reparto que da una lección interpretativa hacen de “IT” una de las mejores experiencias que se pueden vivir en una sala de cine.

Iskander López

Aclaración: Mucho se dice que la estética copia a “Stranger Things”. Bien, los directores de la serie de Netflix rinden un homenaje a “IT” en su show, tal y como han declarado en muchas ocasiones, así que, “IT” no se parece a “Stranger Things” sino que la serie de Netflix se parece al libro de King, entre otras influencias.