Battlefields: Tanquistas: Hermandad

Battlefields: Tanquistas: Hermandad

Gracias a Aleta Ediciones, seguimos repasando la vida de los distintos hombres y mujeres que, de una forma u otra, combatieron en la Segunda Guerra Mundial y las relaciones que crearon.

Garth Ennis expande su pasión por ese momento histórico, acompañado de Carlos Ezquerra.

Tenéis el cómic aquí.

Inferioridad

En esta tercera entrega nos apartamos un poco de la acción y de los momentos más dramáticos vividos en las dos obras precedentes, para entender la manera de relacionarse entre los miembros de un batallón, la mentalidad de los altos mandos y de las dificultades que se encontraban, en comparación con la potencia militar de Hitler.

En ese aspecto, el autor de “Punisher: Nacimiento” (tenéis la reseña aquí), logra combinar todas las explicaciones técnicas de los tanques con el ritmo necesario para crear tensión en los lectores. Así, uno forma parte del pequeño grupo de protagonistas y se sumerge en el claustrofóbico ambiente de un tanque. Precisamente, el mayor acierto de la historia es la relación que se produce entre los soldados. Es más, Ennis juega muy bien con los distintos acentos de Inglaterra y eso provoca que la camaradería resulte natural, creíble y muy fluida. La forma de relacionarse, de vacilarse mutuamente y de unirse cuando alguien viene para imponer un nuevo orden, logra que uno sienta cariño y respeto por esos jóvenes que lucharon por todo el mundo.

Una de las consecuencias de centrar todo en la dinámica de grupo, es que los momentos de tensión por los enfrentamientos no tienen la fuerza de las anteriores entregas, pero sí que ganan en realismo. No se buscan florituras y los impactos de armamento son crudos y no permiten heroicidades de película. Heroicidad. Un elemento que Ennis trata con respeto, ya que en vez de buscar grandes discursos o misiones suicidas, lo que logra resaltar es la fortaleza de los soldados (civiles la gran mayoría antes de estallar la guerra) a pesar de ser conscientes de contar con un equipamiento inferior a los nazis.

Personalidad

La clave del trabajo del artista de “Juez Dredd” es en dotar a cada personaje de sus propios tics, de una forma de moverse característica y con una expresión corporal que logra hacer creíble cada palabra malsonante que sueltan.

Si entramos en aspectos técnicos, no hay duda de que nos encontramos ante un trabajo bien elaborado, con mucho cuidado en todos los aspectos de los tanques.

Conclusión

La entrega en donde la relación de los soldados toma mayor relevancia, con un gran cuidado de los aspectos técnicos.

Con un excelente uso del lenguaje, asistimos a la hermandad que se forma en plena guerra, descubriendo el carácter y determinación de todos aquellos que dieron su vida en los campos de Europa.

Iskander López