Batman y Las Tortugas Ninjas: Buena química

Batman y Las Tortugas Ninjas: Buena química

Con el estreno de la secuela de “Ninja Turtles” a la vuelta de la esquina, os traemos la miniserie que ha reunido al murciélago más famoso del cómic y las tortugas con nombres de artistas clásicos.

El guionista James Tynion IV y el artista Freedie Williams II tienen el honor de contarnos su historia.

Jugando con el espacio

Es algo recurrente en el universo Tortuga que se utilice el recurso de viajes temporales entre dimensiones, para sacar a los hermanos de su hogar y fusionarles con otros personajes. Pasó en la película de animación “Turtles Forever” (una de las más queridas por los aficionados), volvió a ocurrir recientemente con el crossover junto con Los Cazafantasmas (una historia muy divertida, con mucho juego) y con Batman no iba a ser diferente, aterrizando los personajes creados Eastman y Laird en el mundo de Kane y Finger.

Una vez que ambos iconos se juntan en un mismo espacio, el guion avanza sin prisa pero sin pausa. Lo que más destaca es que Tynion IV no busca presentar escenas de acción constantes sino que se preocupa en potenciar las relaciones entre todos los personajes. Manteniendo el tono sombrío de Batman, consigue combinarlo con la personalidad alegre de Michelangelo (perfectamente retratado), el estado reflexivo de Splinter y demostrando una conexión especial con Rafael, ya que le recuerda a él mismo, en su época joven, y observa que necesita aprender a reflexionar antes de actuar. Como sus Robins, sus escenas juntos logran mostrar que sus vidas no son tan diferentes y se crea una química inesperada, logrando que uno quiera verles juntos en más aventuras.

Respecto a los villanos,  tenemos dos estrellas al frente – Shredder y uno que conviene no desvelar – que mantienen la actitud que uno espera de ellos. Además, a pesar de que un crítico de la revista Dolmen se precipitó en criticar leyendo solo el número uno, contamos con la presencia de los míticos villanos de Gotham, desde una perspectiva diferente y acertada, ya que otorga interés al enfrentamiento final al permitir que la unión de los héroes no resulte forzada y las decisiones finales tengan sentido.

Un dibujo de dos mundos

El trabajo de Freedie Williams II (Aquaman, Flash) mira al pasado para rendir un sincero tributo a Laird & Eastman y acercar a los lectores actuales un diseño de las tortugas más clásico. Si bien la editorial IDW desea que no se separe demasiado de la serie oficial (excelente, por cierto), el artista logra esa fusión entre lo actual y lo clásico. Por ejemplo, la parte del morro o los colores personalizados tienen un tono inferior, incluso por momentos no hay diferencias, tal y como ocurría en la primera etapa de los personajes.

Las secuencias de acción son narradas de forma fluida, sin planos que desvíen la atención de los personajes y las “nuevas” habilidades de algunos de los villanos más míticos del noveno arte son creíbles y con cierto toque humorístico (con homenajes a grandes momentos de la historia de Batman).

Conclusión

Un Crossover que puede parecer extraño pero que, gracias al cariño que le inyectan sus responsables, supone un soplo de aire fresco y recupera el espíritu original de la Tortugas Ninja.

Respetuoso, en cierta manera innovador y dedicando tiempo a los personajes.

Muy recomendable.

Iskander López