Quiéreme bien. Una historia de maltrato Ver más grande

Quiéreme bien. Una historia de maltrato

9788416880447

Nuevo producto

Quiéreme bien. Una historia de maltrato es la historia de un drama real y cotidiano que se repite, siempre con patrones muy parecidos, en la intimidad de muchos hogares.

Más detalles

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

Al comprar este producto puede obtener hasta 16 puntos de fidelidad. Su carrito totalizará 16 puntos que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 1,60 €.


16,00 € impuestos inc.

Ficha técnica

CONTENIDO Dragonslippers
GUIÓN Rosalind B. Penfold
DIBUJO Rosalind B. Penfold
FORMATO Rústica, 256 págs., b/n

Más

Quiéreme bien. Una historia de maltrato es la historia de un drama real y cotidiano que se repite, siempre con patrones muy parecidos, en la intimidad de muchos hogares. A través de sus viñetas, se conocerán las distintas fases del horror que viven, como ha vivido ella, las víctimas de la violencia sexista. Quiéreme bien muestra claramente las numerosas señales de advertencia de una relación abusiva y ofrece una visión clara de la psicología tanto de la víctima como del abusador.

Hace años Rosalind conoció a Brian, un hombre viudo con cuatro hijos dispuesto a rehacer su vida. Al principio, la suya fue una relación apasionada, y para Rosalind era difícil distinguir en los gestos y las palabras de Brian los primeros signos de violencia. Los meses fueron pasando, y ese hombre romántico se reveló como un ser posesivo, incapaz de respetar la libertad de quienes le rodeaban. Los “Te quiero” se convirtieron en “Te quiero sólo para mí”, y Rosalind se vio obligada a dejar su trabajo y sus amigos para dedicarse exclusivamente al cuidado de Brian y de su familia.

Confundida, angustiada, sintiéndose a menudo culpable de los sinsabores de su vida en pareja, Rosalind sólo sentía cierto alivio cuando conseguía dibujar hechos y sentimientos en unas hojas de papel que luego guardaba en una caja de cartón. Así nació un diario peculiar, hecho de viñetas y palabras, que refleja el día a día de una relación donde la violencia entró casi de tapadillo, deslizándose entre un abrazo y un ramo de flores, pero acabó siendo ama y señora de la casa.